EL CONVENTO DE NUESTRA SEÑORA DE LOS ÁNGELES

CONVENTO HIJAREstá situado en el término municipal de la villa de Híjar, en la partida denominada Los Campillos. Fue fundado en el año 1524 por D. Luis Fernández de Híjar, Duque de este nombre y primer Conde de Belchite. Mariano Laborda en su libro “Recuerdos de Híjar” da la fecha de 1517 como año en que los religiosos franciscanos se asientan en Híjar, en la antigua sinagoga de San Antón, para pasar al convento en 1524 tras su construcción.

El convento se halla en la margen izquierda del río Martín. Anejo al convento, figura la huerta desde su fundación, “de algo más de una Hectárea de extensión, que goza del privilegio de riego concedido, en el siglo XIV por uno de los señores de Híjar. Se conoce este privilegio como Ligón de Nuestra Señora de los Ángeles, que comporta la advocación que da nombre al convento. El claustro, siguiendo el patrón de todos los conventos, tenía un segundo piso, desde donde se accedía al coro, merced a una puerta abierta en el muro de la iglesia. En él quedaban situadas las celdas que habitaban los religiosos, la sala de estar y la biblioteca.

En la fachada de la iglesia figuraba, sobre la puerta de entrada, colocada en una hornacina, una escultura en piedra de la Virgen María, bajo cuya advocación había sido fundado el convento.

A principio del siglo XX, una comunidad de religiosos franciscanos de la Orden capuchina, rehabilita el abandonado convento y restauran la iglesia, abriéndola al culto el día 15 de julio de 1903 y reavivando la vida conventual hasta la guerra civil, fecha en que el convento quedó en ruinas como consecuencia de la contienda bélica. La iglesia mantiene aún sus recios muros, bien que en estado ruinoso, y en difícil equilibrio, la armónica fachada de ladrillo rojo de la iglesia